Saltar al contenido
Recetas de Tartar

Especias para tartar

especias para tartar

Junto a las salsas, y en no pocas ocasiones formando parte de las mismas, los condimentos son otro de los elementos indispensables para elaborar un tartar. Aquí hemos reunido las especias para tartar más usuales, junto a otras que no lo son tanto y pueden suponer todo un descubrimiento para tus platos.

Su papel es dar sabor, aroma y a menudo también textura, además de ayudar a preservar y/o macerar los ingredientes crudos del tartar.

Hay cientos de especias para tartar procedentes de semillas, frutos, flores, cortezas secas, hierbas aromáticas, raíces o vegetales desecados… Y cada tartar es un mundo, ya que, por ejemplo, no son iguales las especias para un tartar de salmón que para un tartar de atún, aun siendo ambos tartares de pescado.

No te fíes de los precios que veas en cada ficha. Dado que a menudo cambian, es posible que sean inferiores o algo superiores a lo indicado. Compruébalo en cada caso que te interese.

¿Cuáles son las especias para tartar más habituales?

A continuación tienes un listado con las principales especias para tartar. Incluimos, como podrás ver, distintos tipos de sal, que es la especia más antigua del mundo y se usa como potenciador del sabor en la práctica totalidad de las recetas, no ya sólo de tartar sino de cualquier tipo, como todo el mundo sabe.

En cada caso te recomendamos una marca o productos destacados que, bajo nuestro punto de vista y experiencia, resultan especialmente idóneos para preparar un tartar.

No obstante, también puedes comprar desde esta tienda online las especias de otros fabricantes, que tienen en muchos casos ofertas de packs y precios muy económicos.

Pimienta negra

Es una especia presente en la gran mayoría de las recetas de tartar. Hablamos de la pimienta negra molida, aunque la que aquí te recomendamos comprar, la primera de la lista de abajo, es en grano y ecológica.

¿Por qué? Pues porque una vez molida, su sabor y aroma pueden perderse si no se guarda herméticamente o por su exposición a la luz.

Aunque hoy en día los tarritos de especias las conservan bien, nosotros preferimos usar los molinillos que machacan los granos enteros de pimienta en el momento en que vas a usarla.

 

Tomillo

Esta planta aromática es un clásico de la gastronomía mediterránea y se usa para marinar los alimentos de ciertos tipos de tartar debido a su intenso olor y sabor acre.

 

Sal Maldon

La Sal Maldon dio hace años el salto de la alta cocina a los hogares. Se trata de un tipo de sal en forma de escamas que combina fenomenal en platos de carne y aperitivos de diversa índole.

Su precio es superior al de la sal común debido a que su proceso de elaboración es artesanal y mayor su pureza. Su nombre se lo debe al municipio del condado de Essex, en Inglaterra, en cuyo estuario del río Blackwater se obtiene.

Es recomendable ponerla en el tartar o en la elaboración donde vayas a usarla justo antes de servir el plato, ya que sus finos cristales, de textura crujiente y suave, se deshacen enseguida al contacto con cualquier líquido o humedad.

Aquí la tienes en distintas variedades y formatos o packs de ahorro:

 

Albahaca

La albahaca es una planta medicinal con numerosas propiedades beneficiosas para nuestro organismo.  Combina muy bien con platos de carnes rojas y quesos.

También se lleva a la perfección con el tomate, el aceite de oliva y el limón, entre otros ingredientes, y es esencial para salsas como el pesto o el curry tailandés.

 

Jengibre

El jengibre es una planta cuya raíz gruesa se usa como especia que aporta a los alimentos un sabor dulce, muy aromático y con un puntito picante.

Sirve para elaboraciones tanto dulces como saladas, pero hay que tener ojo al emplearla porque tiene un sabor potente. Para las recetas de tartar se usa el jengibre molido o cristalizado.

 

Cebollino

El cebollino es una planta bulbosa de la que se usan únicamente sus tallos picados como hierba aromática. Su sabor es ligeramente picante, como el de su pariente la cebolla, pero algo más delicado y elegante.

Fresco siempre aporta más aroma, pero nunca está de más tener en la despensa un bote o una bolsa de cebollino desecado para cocinar. Como una de las especias para tartar, puedes espolvorearlo por encima de muchos de ellos para darle una personalidad especial al plato.

 

Sésamo o ajonjolí

El sésamo o ajonjolí es una pequeña semilla que en la cocina se usa sin tostar, tostada o molida, principalmente.

Estarás acostumbrado a verlo en el pan de las hamburguesas, pero en los tartares da mucho juego por su sabor suave y oleaginoso.

En el apartado de salsas encontrarás el tahini, que es una pasta hecha a partir de semillas de sésamo molidas.

 

Semillas de amapola

Las semillas de amapola se extraen del interior de las cápsulas florales de las amapolas. Cuando las vamos a usar en platos que no van a cocinarse, como es el caso del tartar, lo recomendable es tostarlas en la sartén y luego triturarlas, ya que de este modo se potencia su sabor, parecido al de las nueces. Además, son muy decorativas por su pequeño tamaño.

Las embarazadas y las mujeres en periodo de lactancia no deberían comer semillas de amapola por las trazas de opiáceos que pudieran contener y que podrían ser perjudiciales para el bebé. En el caso que nos ocupa en esta web sobraba decirlo, puesto que tampoco deben consumir ningún tipo de tartar, pero avisado queda.

 

Cilantro

El cilantro, al que se le confunde a menudo por su apariencia con el perejil, es una planta de la que se puede comer todo. No obstante, son sus hojas frescas y sus semillas secas las de uso más habitual en la cocina.

Tiene un fuerte sabor y un profundo y penetrante aroma, por lo que los chefs lo tienen siempre muy en cuenta. O te gusta o lo odias, no hay medias tintas.

Cuando usamos el cilantro fresco picando sus hojas, no debemos cocinarlo porque si no perderá todas sus virtudes. Sus hojas y frutos desecados y/o molidos potencian mucho el sabor de los platos.

 

Ajo

El ajo es un saborizante natural de olor y sabor tan potentes como característicos, pero en muchas preparaciones culinarias no se puede tomar tal cual. En el caso del tartar siempre aparecerá picado finamente, en láminas, granulado, en polvo, o como parte de salsas como el alioli.

Recomendamos tener siempre ajo en polvo o granulado en la despensa, ya que podemos quedarnos sin ajos alguna vez y, sobre todo, porque así está más indicado para recetas donde queremos que el sabor se reparta de una forma más uniforme, como ocurre en los tartares.

 

Ajo negro

El ajo negro, que es el ajo blanco sometido a un proceso de fermentación natural, se ha puesto de moda al conservar las propiedades beneficiosas del ajo y restarle potencia de sabor y olor.

Además, su textura es más blanda y puede llegar incluso a untarse. Su sabor es una mezcla entre el dulzor de la melaza, los matices picantes del ajo blanco fresco y unos toques de regaliz.

En su versión de ajo negro molido (rallando los dientes) es fácil incorporar este superalimento a platos como el tartar.

 

Perejil

El perejil es un clásico de la gastronomía española, pero está injustamente encasillado como hoja decorativa, cuando en realidad tiene numerosas propiedades nutritivas, además de ser aromatizante en muchos platos. Es una de las especias para tartar más habituales.

 

Hierbabuena

Otra hierba aromática y de propiedades medicinales muy utilizada en la cocina por su intensa fragancia y fresco sabor. Familia de la menta, es más dulce que ésta.

La hierbabuena es ideal para aderezar ensaladas, sopas, carnes de caza y de cordero, es también ingrediente imprescindible del mojito cubano.

 

Alcaravea

Aunque no muy conocida, la alcaravea es otra de las especias para tartar que le pueden aportar un toque fabuloso. Es familia del comino, con el que a menudo es confundida. Su sabor es también parecido, aunque más picante y con un toque anisado. Tiene numerosas propiedades positivas para la salud.

Para el caso de los tartares, se usa la alcaravea molida o en polvo para darle potencia de sabor.

Ahora que ya has visto las mejores especias para tartar, quizá te interese conocer las salsas y los moldes que se utilizan para realizar estas elaboraciones: