Saltar al contenido
Recetas de Tartar

Las mejores recetas de tartar

recetas de tartar

El tartar es un plato de moda porque ofrece el sabor más intenso de los alimentos y es fácil y rápido de preparar. Aquí tienes la más completa selección de recetas de tartar para distintos niveles de cocina, con los ingredientes y elaboraciones paso a paso. Desde las clásicas y sencillas hasta las sofisticadas variantes de los chefs más prestigiosos.

Elige cuál es tu ingrediente principal y accede a cada lista de recetas:

Aunque se puede hacer con infinidad de alimentos, hay tres que están siempre en el podio:

Recetas de steak tartar, tartar de salmón y tartar de atún

Recetas de steak tartar salmón atún

Steak tartar, el tartar origen del resto, con el que nació este plato hoy de fama mundial. La receta clásica del steak tartar (también conocido como bistec o filete tártaro) se hace con carne de vacuno, normalmente ternera, y está al alcance de cualquiera por su sencillez. Pero tienes también innumerables versiones según el tipo de carne e ingredientes que decidas usar.

El salmón es ideal para este tipo de elaboración. Rico, nutritivo y versátil como pocos pescados, la receta clásica de tartar de salmón la puedes preparar con salmón fresco o ahumado. A partir de ahí, la imaginación a la hora de combinarlo con otros ingredientes puede depararte sorpresas que dejarán a tus comensales boquiabiertos.

En crudo y con un buen aderezo es como mejor se saborea el exquisito sabor de un atún rojo. Junto a la receta original del tartar de atún y aguacate encontrarás una deliciosa selección de posibilidades con este magnífico pescado.

Además de ese triunvirato hay otros muy populares, como el tartar de tomate o el tartar de aguacate. Cada semana publicamos nuevas elaboraciones:

Cómo hacer un tartar de carne con el mejor aliño

Cosas que debes saber antes de preparar una «tartar receta»:

  • El origen de este plato es el filete tártaro o, como se le conoce internacionalmente, steak tartar o steak tartare.
  • La receta original tiene como base una carne picada cruda de vacuno y se mezcla con aderezos que le aportan sabores, aromas y texturas.
  • En su receta más tradicional se sirve junto a cebolla muy picada, alcaparras, salsa Worcestershire (también llamada Worcester, salsa inglesa o salsa Perrins), pimienta negra molida y de manera opcional pepinillos, una yema de huevo crudo, mostaza y salsa Tabasco.
  • Su popularización ha hecho que fluya la creatividad de los cocineros y chefs y hoy existen infinidad de recetas no sólo de carne sino de pescado, marisco, verduras y frutas, entre otros alimentos.
  • El valor nutricional de los alimentos crudos es superior al de los cocidos o procesados. Cuando cocinas los productos, a partir de los 40 grados empiezan a perder sus propiedades (vitaminas, minerales, fibra natural…).

Una de las dudas que le asalta a todo aquel que quiere hacer un tartar es si debe cortar a cuchillo la materia prima elegida, o si puede realizar esa tarea con una máquina picadora para ahorrar tiempo y esfuerzo.

La respuesta es simple: a cuchillo, siempre que lo hagas bien, te va a quedar mucho mejor que si picas la carne con una Thermomix u otro robot de cocina, con los que corres el riesgo de que la carne o el pescado pierda todos sus jugos y te quede hecha una masa pastosa.

Si vas a hacerlo de carne, además de la calidad de la misma, es importante cortarla en daditos más o menos del mismo tamaño, ni demasiado grandes ni tampoco muy pequeños, evitando siempre que queden nervios o grasa para que cada bocado sea limpio y agradable al paladar.

Un buen truco es meter en el congelador la carne un ratito antes del momento de cortarla. Sin llegar al punto de que se congele, ese golpe de frío hará que la tarea del corte sea más fácil y precisa.

Olvídate de cortar la carne con cuchillos que tengan hojas de sierra, ya que romperán las fibras. Si no quieres que parezca la matanza de Texas, utilízalos de hoja larga y afilada. Trata de seguir el veteado de la carne en lugar de cortarla en transversal.

receta tartar de carne

Si es tartar de pescado o de marisco, a la hora de cortarlos es clave que no queden espinas ni restos de piel, carcasa o vísceras.

Lo más recomendable es comprar los ingredientes el mismo día, conservar la cadena del frío (usa bolsas térmicas o nevera portátil para el trayecto hasta casa) y comerlo a la mayor brevedad. Cuanto más fresco sea el producto, mejor sabrá.

Nunca está de más que avises al carnicero o pescadero de qué vas a cocinar. Intenta tener siempre un proveedor de confianza.

Los cocineros profesionales suelen preparar los tartares poniendo un bol con agua y cubitos de hielo debajo del cuenco donde van a trabajar las materias primas para mantener la cadena del frío.

El resto de los ingredientes para el aliño lo normal es que vayan bien picados para poder mezclarlos con el producto principal o hacer con ellos capas o pisos, con moldes de cocina de la forma que más te guste.

Las salsas y las especias son otros de los pilares fundamentales a la hora de preparar un tartar perfecto. Elige en cada caso el complemento que mejor le vaya a tu ingrediente protagonista y que al mismo tiempo no se lleve mal con el resto.

La versatilidad de esta elaboración hace que te la puedas plantear como un aperitivo o entrante, emplatándolo sobre una rebanada de pan crujiente o en cucharitas, por ejemplo; como plato principal de una comida o cena; o como postre, si es de frutas.

Mantente al tanto de la actualidad relacionada con el tartare a través de nuestro blog: desde consejos, reportajes y noticias hasta dónde comerlo en las principales ciudades del mundo.